mayo 28, 2024

¡Entérate! Tipos de terreno: ¿Cuántos hay y por qué es importante conocerlos?

0
VINCCLER - ¡Entérate! Tipos de terreno; Cuántos hay y por qué es importante conocerlos - FOTO


La comprensión de los diferentes tipos de terreno, sus características y la realización de estudios geotécnicos son fundamentales para tomar decisiones informadas

 

DAT.- La elección del terreno adecuado es un paso crucial en cualquier proyecto de construcción, pues sus diferentes tipos presentan desafíos y oportunidades únicos que pueden influir en el diseño, los costos y la durabilidad de una estructura. En ese sentido, es imperativo conocer en profundidad las variedad existentes, sus clasificaciones y las consideraciones clave al seleccionar uno.

Explican desde VINCCLER, empresa presidida por Juan Francisco de Jesús Clerico Avendaño, que incluso antes de trazar una línea se debe hacer un análisis respecto del terreno que se tendrá para desarrollar un proyecto arquitectónico, el cual puede representar todo un reto dependiendo de sus características, forma y dimensiones.

Es importante entonces el saber identificar ante qué tipo de terreno nos encontramos antes de comenzar a plantear el proyecto.

Clasificación de los tipos de terreno

Los terrenos se pueden clasificar en varias categorías según sus características geológicas y geotécnicas. Algunas de las clasificaciones comunes incluyen:

  • Terreno rocoso: este tipo de terreno está compuesto principalmente de rocas duras, como granito o basalto. Es altamente resistente y proporciona una base sólida para la construcción. Sin embargo, la excavación y cimentación en terreno rocoso pueden ser costosas y requieren maquinaria especializada.
  • Terreno arcilloso: los suelos arcillosos retienen la humedad y pueden expandirse y contraerse con cambios estacionales, lo que puede afectar la estabilidad de las estructuras. Requieren consideraciones especiales en la cimentación y el drenaje.
  • Terreno arenoso: los suelos arenosos son permeables y drenan bien, pero su capacidad de carga es relativamente baja. Pueden ser adecuados para construcciones ligeras, pero se requiere una cimentación sólida.
  • Terreno limoso: los suelos limosos son una mezcla de arcilla, arena y limo. Son adecuados para la construcción, pero requieren una compactación adecuada y drenaje para evitar asentamientos diferenciales.
  • Terreno de relleno: algunas áreas pueden consistir en terreno de relleno, que es suelo depositado artificialmente. Este tipo de terreno puede ser inestable y requerir una atención especial en la construcción.
  • Terreno pantanoso: los suelos pantanosos son altamente compresibles y, a menudo, inestables. La construcción en terreno pantanoso puede requerir pilotes o cimentación flotante.

 

LEA TAMBIÉN | VINCCLER | Hablemos de ‘Tabiques’: ¿Qué son? ¡Tipos y usos!

 

  • Terreno regular: en el diseño arquitectónico se habla de terreno regular cuando nos encontramos con un terreno con ángulos de 90 grados y que cuenta con una forma geométrica regular. Ya sea cuadrada o rectangular. Por lo general este es el tipo de terreno que más nos encontraremos y quizá el que más facilidades pueda darnos al momento de plantear un proyecto arquitectónico. Dentro de los tipos de terreno es el que menos complicaciones ofrece es el más sencillo.
  • Terreno irregular: este suele tener una forma geométrica irregular con ángulos de diferentes medidas o quiebres. En este caso lo importante es centrar correctamente y emplazar la construcción para aprovechar mejor el espacio.
  • Terreno plano: pasamos a los terrenos con relieve, en este caso los terrenos planos son los más aptos para la construcción ya que no representan mayor dificultad para la elaboración de un proyecto y para su construcción. En este caso lo que hay que evaluar es el tipo de suelo sobre el que se va a desplantar la construcción para conocer mejor de qué material está conformado.
  • Terrenos escarpados o con pendiente: este tipo de terrenos pueden representar un reto para el arquitecto al plantear un diseño. En este caso debemos conocer muy bien el porcentaje de pendiente que tiene el terreno y saber si es uniforme o si hay zonas con pendiente más pronunciada. Es importante realizar un estudio topográfico que nos permita conocer con exactitud los distintos niveles con los que cuenta el terreno. Las maquetas topográficas o modelos 3D del terreno son de gran ayuda para entender mejor su relieve.
  • Terrenos en zonas de riesgo: en este caso hablamos de terrenos cercanos a ríos, cascadas o suelos que sean inestables. Acá lo mejor es optar por otra ubicación ya que a futuro podría tener muchos problemas la construcción.

Consideraciones al seleccionar un terreno

La elección del terreno adecuado para construir es fundamental y requiere una evaluación detallada. Algunas consideraciones clave incluyen: estudio geotécnico, carga de la estructura, riesgos naturales, acceso y servicios públicos, normativas locales, costos de preparación del terreno, entre otras.

 

(Con información de VINCCLER)



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *