junio 21, 2024

Sabías que… ¡Estos son los 5 metales más usados en la construcción!

0
Treseus - ¡Estos son los 5 metales más usados en la construcción! - FOTO


Los materiales metálicos en el sector de la construcción se usan para crear estructuras que permitan reforzar y soportar peso

 

DAT.- Los metales son, debido a sus propiedades intrínsecas, materiales ampliamente utilizados en el sector de la construcción. Son la primera elección como material para estructuras, refuerzos, revestimientos, tejados, marcos de ventanas, fontanería, equipos de calefacción y muchas otras aplicaciones.

Explican desde Treseus que los metales más empleados en construcción son el hierro y el aluminio. De hecho, las aleaciones del hierro conforman los casi omnipresentes acero, acero inoxidable y acero cortén. En general, los materiales metálicos en este sector se utilizan para crear estructuras que soportan peso y para reforzar otras. Además, es común el aluminio en carpinterías, el zinc en cubiertas, el cobre en instalaciones de electricidad y fontanería o el titanio como revestimiento inoxidable, aunque su uso es reciente.

 

LEA TAMBIÉN | Treseus | Hablemos de materiales plásticos: ¿Cuántos tipos hay y cuáles son sus usos?

 

Y los metales más usados en construcción son…

  • Acero: Sin duda es el metal más usado en construcción, y también el más reciclado. Permite elaborar estructuras muy resistentes a precios bajos. Muy versátil, está presente en obras de ingeniería civil como puentes, pero también en edificaciones de todo tipo. El acero corrugado o acero de refuerzo para la construcción es esencial en combinación con el hormigón, para dar forma de manera conjunta a elementos estructurales.
    Por su parte, el acero inoxidable para construcción también se usa en forma de barras macizas como refuerzo del hormigón y para la fabricación de ferrocemento. Es más, se ha comprobado que su excelente durabilidad es incluso superior al acero al carbono.
  • Hierro: Las vigas de hierro, elaboradas con perfiles estructurales del mismo material, son una de las aplicaciones más destacadas del hierro en la construcción. Soportan altas tensiones debidas a grandes cargas, por lo que también se emplean para pilares y forjados.
    Asimismo, el mallazo férrico o mallazo de obra es imprescindible en la construcción tanto civil como industrial. Muy fácil de almacenar, transportar e instalar, con el mallazo se obtienen los mismos resultados pero con menos acero que si se usasen varillas sueltas. Además, el tubo de hierro (cuadrado, redondo o rectangular) resisten mejor a la flexión que los perfiles estructurales y son más rentables. Se utilizan en rascacielos pero también en pequeños elementos como balcones, barandillas, escaleras, andamios, etc.
  • Aluminio: Ligero y resistente, es fácil de manipular y de trasportar, por lo que está muy presente en la construcción. Es muy utilizado en ventanas, techos, paredes y cubiertas. Es más, resulta un gran aliado en una tarea fundamental para lograr la eficiencia energética de las edificaciones, como es el buen aislamiento térmico de la envolvente. Si a esto le sumamos su reciclabilidad, el aluminio es un material que suma a la hora de trabajar por la sostenibilidad del sector construcción.
  • Cobre: Es resistente, duradero, maleable y versátil, además de 100% reciclable. Lo vemos en acabados estéticos en combinación con ladrillo, vidrio o madera o como recubrimientos de fachadas, cubiertas, revestimientos en general e interiores. Pero, sobre todo, se usa en la conducción de agua, por su resistencia a la corrosión, en la climatización y para el cableado eléctrico por su excelente conductividad. Además, el cobre es fundamental en la construcción sostenible, puesto que ayuda a reducir emisiones y a mantener una buena calidad de aire interior, algo clave en la mayoría de estándares constructivos sostenibles.
  • Titanio: Usado primero en la industria química y en la aeroespacial, es muy ligero, extraordinariamente resistente y con un coeficiente de dilatación térmica muy bajo, que es la mitad de la del acero inoxidable. De ahí sus aplicaciones para sistemas de calefacción y refrigeración, además de en tuberías o elementos de seguridad para reforzar estructuras. También es muy extendido su uso en la arquitectura, en forma de revestimientos interiores y exteriores.

 

(Con información de Treseus)



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *