abril 20, 2024

Nelson Rafael Bustamante Abidar | ¡Conócelas! Top 10 de las sopas más emblemáticas del mundo

0
Nelson Rafael Bustamante Abidar - ¡Conócelas! Top 10 de las sopas más emblemáticas del mundo - FOTO


La sopa es uno de los productos alimenticios más antiguos que existen debido a la simpleza que otrora representaba prepararla y a lo mucho que aportaba en materia de nutrientes

DAT.- Hablar de sopas es hacerlo de una preparación culinaria que consiste en un caldo alimenticio acompañado de uno o más ingredientes sólidos, sean estos vegetales o productos cárnicos cocidos. Como característica principal, este tipo de comidas se suele ingerir con cuchara, y su definición tiende a variar dependiendo de su consistencia.

Explica Nelson Rafael Bustamante Abidar que el vocablo sopa procede del francés ‘soupe’, que era con el nombre con el que se conocían las rodajas de pan duro sobre las que se vertía un caldo para hacer una comida de aprovechamiento y que conseguía llenar el estómago con muy poco. Esto fue evolucionando con el tiempo, y ahora cada país del mundo tiene alguna representativa de los sabores de esa cultura.

En ese sentido, a continuación se enlistan 10 de las sopas más famosas e importantes del planeta. Veamos…

  • Bullabesa (Francia): Esta receta, originaria de la ciudad de Marsella, es una de las más emblemáticas de la culinaria francesa. En origen fue un humilde guiso de pescadores, transformándose hoy día en una sustanciosa sopa marinera, elaborada con hinojo, cebolla, tomate, patata, perejil, aceite de oliva, y, por supuesto, pescado de roca y marisco. Tradicionalmente se sirve en dos vuelcos: el pescado por un lado (congrio, pez araña, pez león, pez rata, cabracho, rape, salmonete, o San Pedro), y por otro el caldo.
  • Minestrone (Italia): Su nombre procede del vocablo latino ‘minestrare’, que podría traducirse como ‘servir en la mesa’, lo que indicaría que se trata de un plato básico y diario. Además de cebolla, tomate, apio, zanahoria, judías verdes y nabos, se le añaden judías blancas y alguna pasta o arroz, y, para hacer el plato más completo aún, es habitual emplear algún producto cárnico, como tocino, jamón, o incluso pies de cerdo. Los italianos suelen servir esta sopa con queso rallado que se añade en el momento de comer.
  • Caldo Verde (Portugal): Esta sopa es sencilla pero rotunda, y sus ingredientes principales son la berza, la patata y chorizo portugués. El secreto de su éxito reside en escoger los mejores y más auténticos ingredientes. En este caso, col gallega o berza (la zona de origen del plato está pegada a Galicia), patata (también gallega, o de alguna variedad harinosa para que el caldo quede espesito) y chouriço portugués o, en su defecto, algún chorizo casero ahumado (también aquí el chorizo gallego hace un gran papel).
  • Borsch (Ucrania): Es el plato más conocido de la gastronomía ucraniana en el resto del mundo. Todos asociamos su nombre a una sopa de remolacha de color rojo intenso, pero lo cierto es que ‘borsh’ es el nombre genérico por el que se conoce a un conjunto de sopas agrias de la culinaria eslava que no llevan necesariamente remolacha, como el borsch verde (de acedera), el blanco (de centeno), o el borsch de col. Volviendo al plato más conocido, se elabora, además de con remolacha, con otras verduras que normalmente son: repollo, zanahorias, patatas y cebollas, además de algo de carne o huesos para darle más sabor y consistencia, y existen muchas variantes.
  • Kartoffelsuppe (Alemania): Esta es la sopa de patata de toda la vida, pero a la alemana. Sus ingredientes son muy básicos: patata (evidentemente), zanahorias, cebollas o puerros, apio y salchichas. Se trata de un plato de origen humilde, pero muy contundente y reconfortante, perfecto para el gélido invierno alemán. Lo ideal es utilizar caldo de carne, en lugar de agua, en su elaboración, y servirla muy caliente.
LEA TAMBIÉN | Nelson Rafael Bustamante Abidar | ¡Conócelas! Top 10 tradiciones culinarias reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO
  • Harira (Marruecos): Es un plato imprescindible no sólo en Marruecos sino en muchos países musulmanes ya que está muy ligado al Ramadán. Sus ingredientes varían ligeramente según las zonas, pero siempre incluyen verduras (cebolla, zanahoria, apio y tomate), legumbres (generalmente lentejas y garbanzos), pasta o arroz, y algo de carne, que puede ser ternera, pollo o cordero. Además, son muy importantes las especias, como el jengibre, la cúrcuma, la pimienta o la canela, y las hierbas frescas (cilantro y perejil).
  • Sopa de Wonton (China): La sopa es un plato básico para los chinos, que la toman hasta para desayunar. Esta en particular es infinitamente más habitual en las mesas del gigante asiático (y también en los puestos de comida callejera). Se compone de un caldo claro, normalmente de pollo, y dumplings (empanadillas de masa fina, rellenas de una mezcla de cerdo picado, gambas, cebolleta, jengibre y aceite de sésamo).
  • Sopa de Miso (Japón): Es uno de los platos más consumidos en Japón, su ingrediente principal tiene origen chino. Se trata del miso, una pasta hecha a partir de soja (aunque también pueden añadirse otros cereales), que se fermenta con koji. El resultado varía dependiendo del tiempo de fermentación y de los cereales que pueden añadirse a la soja, pero, en cualquier caso, es una pasta rica en umami. Incluye otros ingredientes como alga kombu y copos de bonito (la base del caldo “dashi”), wakame, tofu y cebolletas.
  • Clam Chowder (Estados Unidos): Es un tipo de sopa espesa típica de Nueva Inglaterra hecha básicamente a base de almejas, nata, patatas, bacon, o cerdo salado, harina, caldo, y una especie de galletas saladas, o marineras. Existe también una versión en Nueva York, que se conoce como ‘clam chowder al estilo Manhattan’, y que, en lugar de leche o nata, se elabora con tomate, e incorpora granos de maíz.
  • Pozole (México): Es la sopa más emblemática de la cocina mexicana. Sus ingredientes principales son el maíz nixtamalizado (cocido con cal), carne de cerdo, verduras y especias. El pozole más básico y habitual es el llamado ‘blanco’, pero existen muchas variedades, dependiendo de los ingredientes que se le añadan y, por tanto, del color que adquiera. Así, podemos encontrar pozole rojo (con una salsa de chiles de árbol o chiles anchos), o el verde, típico del estado de Guerrero (con chile serrano, perejil, y cilantro).

(Con información de Nelson Rafael Bustamante Abidar)



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *