julio 21, 2024

Sebastian Cano Caporales: ¿Una alternativa saludable al consumo de bebidas azucaradas? – Corporal Kinesis

0
COCA 1024x1024 - Sebastian Cano Caporales: ¿Una alternativa saludable al consumo de bebidas azucaradas? – Corporal Kinesis


Introducción:

El consumo excesivo de bebidas azucaradas se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades cardíacas. En respuesta a esto, las empresas han lanzado al mercado alternativas de bajo o ningún contenido de azúcar, como la Coca Zero. Sin embargo, su seguridad para la salud sigue siendo objeto de controversia y discusión. En este artículo, analizaremos la evidencia científica sobre la Coca Zero y su uso en la dieta.

¿Qué es la Coca Zero?

La Coca Zero es una bebida carbonatada baja en calorías que se comercializa como una alternativa sin azúcar a la Coca Cola tradicional. Fue lanzada al mercado en 2005 y desde entonces, se ha convertido en una de las bebidas más vendidas a nivel mundial.

La Coca Zero es creada para ofrecer a los consumidores una alternativa más saludable y menos calórica a la Coca-Cola tradicional, obviamente siempre va a ser mejor el agua, pero esto es algo obvio que no va al tema en análisis. La fórmula de la Coca Zero incluye edulcorantes artificiales como el aspartamo y la acesulfame-k en lugar del jarabe de maíz de alta fructosa utilizado en la Coca-Cola regular. Desde su lanzamiento, la Coca Zero ha ganado popularidad en todo el mundo debido a su sabor similar al de la Coca-Cola tradicional pero con menos calorías. En la actualidad, existen variantes de la Coca Zero como la Coca-Cola Zero Azúcar o la Coca-Cola Zero Sin Cafeína.

Diferencias entre la Coca Zero y la Coca Light

La Coca Zero y la Coca Light son dos opciones que la empresa Coca-Cola ofrece en sus bebidas gaseosas. Aunque ambas no contienen azúcar, sí existen diferencias en los edulcorantes empleados. Mientras que la Coca Zero utiliza acesulfamo K y aspartamo, la Coca Light emplea en su lugar ciclamato de sodio, aspartamo y acesulfamo K. Es importante mencionar que una Coca Zero no contiene calorías, mientras que una Coca Light sí las posee aunque en menor cantidad que la Coca regular. En general, ambas bebidas brindan opciones para quienes buscan reducir su ingesta de azúcar y calorías, pero es importante leer las etiquetas y saber qué componentes se utilizan para edulcorarlas.

¿Qué contiene la Coca Zero?

La Coca Zero no contiene azúcares añadidos, pero sí contiene edulcorantes artificiales que se utilizan para endulzarla. Los edulcorantes utilizados son: aspartamo, acesulfamo K y ciclamato sódico. Además, la Coca Zero también contiene cafeína y aditivos que le dan color y sabor.

Algunos autores ponen en serio análisis estos contenidos de la Coca Zero (2, 3,). Es importante destacar que, aunque estos edulcorantes han sido aprobados por agencias reguladoras, se deben consumir con precaución y dentro de límites de seguridad establecidos.

Un artículo de Nicolopoulou-Stamati y colaboradores (2016), evaluaron la seguridad del aspartamo en niveles actuales de uso, regulaciones y estudios toxicológicos y epidemiológicos. Según los resultados, la ingesta de aspartamo en niveles actualmente permitidos no representa un riesgo para la salud de la población.(4)

Mejide y colaboradores (2014) por su parte, analizó la historia y toxicidad del ciclamato sódico, un edulcorante artificial que ha sido prohibido en varios países debido a su potencial capacidad cancerígena. El estudio concluyó que, aunque el ciclamato sódico es seguro en niveles de ingesta normales, su uso en el ámbito alimentario es limitado debido a la prohibición en varios países. (5)

Por su parte, Higgins y Mattes (2019), realizaron un ensayo clínico controlado donde se comparó el efecto de cuatro edulcorantes bajos en calorías y el azúcar en el peso corporal de adultos con sobrepeso u obesidad. Los resultados indicaron que los edulcorantes estudiados no tuvieron un efecto significativo en la pérdida de peso en comparación con el azúcar. (6)

Por último, un estudio de Lohner y colaboradores (2017), analizó el panorama actual de la investigación sobre los efectos de los edulcorantes no nutritivos en la salud. Los resultados indicaron que la evidencia disponible actualmente es limitada y que se requieren estudios de mayor calidad para evaluar su impacto en la salud. (7)

Pese a todo lo mencionado anteriormente, en cuanto a la cantidad de aspartamo y acesulfame K presentes en la Coca Zero, de acuerdo con la información disponible en la página web de la empresa, una lata de 330 ml contiene 97 mg de aspartamo y 15 mg de acesulfame K. Estas cantidades están dentro de los niveles de ingesta seguros según los estudios mencionados anteriormente, y no superan los límites de intoxicación establecidos para estos edulcorantes. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la ingesta individual puede variar y que se deben seguir las recomendaciones de uso y consumo establecidas por las autoridades sanitarias y la industria alimentaria. (8, 9)

¿Es segura para la salud?

Aunque la Coca Zero no contiene azúcares añadidos, su contenido de edulcorantes artificiales ha sido objeto de controversia en cuanto a su seguridad para la salud. Sin embargo, la mayoría de los estudios realizados han concluido que el consumo moderado de edulcorantes artificiales no presenta riesgos para la salud. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la ingesta diaria admisible (IDA) de aspartamo es de 40 mg/kg de peso corporal y de 9 mg/kg de peso corporal para el acesulfamo K.

En términos generales, la Coca Zero puede ser una buena opción para aquellos que desean evitar el consumo de azúcar y calorías adicionales en las bebidas. Sin embargo, para ciertos grupos de población, puede haber beneficios e inconvenientes específicos a considerar. Por ejemplo, aquellos que padecen de diabetes o tienen problemas de control de azúcar en la sangre pueden beneficiarse de la Coca Zero, ya que no contiene azúcar ni carbohidratos que puedan afectar sus niveles de glucosa. Por otro lado, para aquellas personas que buscan perder peso, la Coca Zero podría afectar en cierta medida su capacidad para controlar su apetito, debido a que puede estimular el deseo de consumir alimentos dulces y calóricos. En definitiva, es importante evaluar cuidadosamente los beneficios e inconvenientes potenciales de la Coca Zero según las necesidades y objetivos individuales de cada persona.

¿Ayuda a perder peso?

La Coca Zero se comercializa como una alternativa baja en calorías a la Coca Cola tradicional. Sin embargo, su efecto sobre la pérdida de peso no está claro. Algunos estudios sugieren que el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales puede tener un efecto negativo sobre la salud metabólica y el control del peso, mientras que otros estudios no han encontrado una asociación significativa.

De acuerdo con una revisión sistemática publicada en la revista Nutrients en 2018, los resultados de los estudios son mixtos y contradictorios. Algunos estudios sugieren que el consumo de Coca Zero puede ser beneficioso para la pérdida de peso y la reducción del porcentaje graso, mientras que otros sugieren que puede no tener ningún efecto o incluso tener efectos negativos como mencionamos anteriormente. (15)

Un estudio publicado en la revista Obesity en 2014 encontró que el consumo de bebidas dietéticas, incluyendo la Coca Zero, se asoció con una mayor pérdida de peso en comparación con el agua. Sin embargo, otro estudio publicado en la misma revista en 2017 encontró que el consumo de bebidas dietéticas estaba asociado con un mayor aumento del índice de masa corporal a lo largo del tiempo. (12,13)

De manera similar, un estudio publicado en el Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics en 2016 encontró que el consumo de bebidas dietéticas estaba asociado con una reducción del porcentaje graso, mientras que otro estudio publicado en la misma revista en 2018 encontró que el consumo de bebidas dietéticas estaba asociado con un aumento del porcentaje graso. (10, 11)
En definitiva, la evidencia científica disponible sugiere que el consumo de Coca Zero puede tener efectos variables sobre la pérdida de peso y la composición corporal. Por lo tanto, es importante tener en cuenta que el consumo de Coca Zero no es una solución mágica para la pérdida de peso y que su consumo debe estar dentro de una dieta equilibrada y variada obviamente. Además, se debe tener en cuenta que el consumo excesivo de edulcorantes artificiales como vimos puede tener efectos negativos para la salud. (14)

¿Es recomendable para personas con diabetes?

La Coca Zero es una buena opción para las personas con diabetes que buscan evitar el consumo de azúcares añadidos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la Coca Zero contiene edulcorantes artificiales que pueden afectar los niveles de azúcar en sangre en algunas personas.

Según un estudio publicado en la revista Diabetes Care, el consumo de refrescos con edulcorantes artificiales, como la Coca Zero, no tiene un impacto significativo en el control de la glucemia en personas con diabetes tipo II. Aunque, otra investigación publicada en la revista Nutrients, sugiere que el consumo moderado de bebidas con edulcorantes no calóricos pueden ser beneficiosos para el control del peso en personas con diabetes tipo II. Sin embargo, es importante tener en cuenta que cada persona responde de manera diferente a los edulcorantes artificiales, y se recomienda consultar con un profesional de la salud antes de incluir la Coca Zero u otras bebidas con edulcorantes en la dieta de una persona con diabetes. (16, 17)

Conclusiones:

A la luz de la evidencia científica disponible, se puede afirmar que la Coca Zero es una opción relativamente segura para el consumo. Sin embargo, su efecto sobre la salud metabólica y la pérdida de peso sigue siendo incierto y es importante tener en cuenta que el consumo excesivo de edulcorantes artificiales puede tener efectos negativos para la salud. La Coca Zero puede ser una buena opción para las personas que buscan evitar el consumo de bebidas azucaradas, pero su consumo debe estar dentro de una dieta equilibrada y variada.

COCA 1024x1024 - Sebastian Cano Caporales: ¿Una alternativa saludable al consumo de bebidas azucaradas? – Corporal Kinesis
Conclusiones generales sobre el consumo de Coca Zero en tu dieta.

Referencias bibliograficas

  1. – EFSA Panel on Food Additives and Nutrient Sources added to Food (ANS). (2013). Scientific Opinion on the re-evaluation of aspartame (E 951) as a food additive. EFSA Journal, 11(12), 3496.
  2. – Gómez Campos, R., Flores Sánchez, M. A., & Medrano López, E. M. (2014). Edulcorantes no calóricos: beneficios y riesgos. Nutrición Hospitalaria, 29(4), 760-770.
  3. – EFSA Panel on Food Additives and Nutrient Sources added to Food (ANS). (2011). Scientific opinion on the re-evaluation of aspartame (E951) as a food additive. EFSA Journal, 9(2), 208-309.
  4. – Nicolopoulou-Stamati, P., Hens, L., & Howard, C. V. (2016). Aspartame: a safety evaluation based on current use levels, regulations, and toxicological and epidemiological studies. Critical Reviews in Toxicology, 46(7), 580-627.
  5. – Mejide, R., García Prada, R., Vázquez Ramos, S., & Rodríguez Martínez, A. (2014). Ciclamato sódico: historial, toxicidad y estudio de su uso en el ámbito alimentario. Nutrición Hospitalaria, 30(4), 870-878. 
  6. Higgins, K. A., & Mattes, R. D. (2019). A randomized controlled trial contrasting the effects of 4 low-calorie sweeteners and sucrose on body weight in adults with overweight or obesity. American Journal of Clinical Nutrition, 109(5), 1288-1301.
  7. – Lohner, S., Toews, I., Meerpohl, J. J., & Köpcke, W. (2017). Health outcomes of non-nutritive sweeteners: analysis of the research landscape. Nutrition Journal, 16(1), 55.
  8. – Tate DF, Turner-McGrievy G, Lyons E, Stevens J, Erickson K, Polzien K, et al. Replacing caloric beverages with water or diet beverages for weight loss in adults: main results of the Choose Healthy Options Consciously Everyday (CHOICE) randomized clinical trial. Am J Clin Nutr. 2012;95(3):555-63. doi: 10.3945/ajcn.111.026278.
  9. – Maki KC, Palacios OM, Lindner E, Nieman KM, Bell M, Sreshta R, et al. Substituting sugared beverages with water is associated with lower blood pressure: a randomized trial in adults. J Nutr. 2015;145(3):605-11. doi: 10.3945/jn.114.200832.
  10. – Ahmed SH, Bosch S, Gilbert RJ. Uncertainty about the effects of low-calorie sweeteners on the human body: implications for research and regulation. Physiology & Behavior. 2021;229:113222. doi:10.1016/j.physbeh.2020.113222
  11. – Academy of Nutrition and Dietetics. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: use of nutritive and nonnutritive sweeteners. J Acad Nutr Diet. 2012;112(5):739-58. doi: 10.1016/j.jand.2012.03.009.
  12. – Sylvetsky AC, Rother KI. Nonnutritive sweeteners in weight management and chronic disease: a review. Obesity. 2018;26(4):635-40. doi: 10.1002/oby.22139.
  13. – Miller PE, Perez V. Low-calorie sweeteners and body weight and composition: a meta-analysis of randomized controlled trials and prospective cohort studies. Am J Clin Nutr. 2014;100(3):765-77. doi: 10.3945/ajcn.113.082826.
  14. – Toews I, Lohner S, Küllenberg de Gaudry D, Sommer H, Meerpohl JJ. Association between intake of non-sugar sweeteners and health outcomes: systematic review and meta-analyses of randomised and non-randomised controlled trials and observational studies. BMJ. 2019;l4717. doi: 10.1136/bmj.1.4717.
  15. – Blanco-Rojo R, González-Alvarez M, Mateos R, Nissensohn M, Navarro-Martínez R, Sánchez-Villegas A, et al. Drinking diet beverages during pregnancy and childhood: effects on overweight and obesity in children. Nutrients. 2018;10(7):829. doi: 10.3390/nu10070829.
  16. Tate DF, Turner-McGrievy G, Lyons E, et al. Replacing caloric beverages with water or diet beverages for weight loss in adults: main results of the Choose Healthy Options Consciously Everyday (CHOICE) randomized clinical trial. Am J Clin Nutr. 2012;95(3):555-563. doi:10.3945/ajcn.111.026278
  17. – Nicholas JA, Andrade LRL, Vigersky RA. Lack of impact of artificial sweeteners on glucose control in type 2 diabetes. Diabetes Care. 2016;39(5):e65-e66. doi:10.2337/dc15-1959



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *