febrero 24, 2024

Concretos PILPERMIX | ¡Entérate! Mampostería: ¿Qué es y cuántos tipos hay?

0
Concretos PILPERMIX - ¡Entérate! Mampostería; Qué es y cuántos tipos hay - FOTO


La mampostería es el sistema tradicional de construcción que consiste en erigir muros y paramentos para diversos fines mediante la colocación manual de los elementos o los materiales que los componen, que pueden ser ladrillos, bloques de cemento prefabricados, piedras talladas en formas regulares o no, entre otros

 

DAT.- Hablar de la mampostería es referirse a un sistema de construcción basado en la creación de un muro hecho a partir de la unión de piedras o ladrillos de manera manual. Poner en práctica este tipo de sistema implica un ahorro de material y genera fachadas interesantes, pues fuera de la creación de un muro tradicional se pueden crear diseños fuera de lo normal.

Explican desde Concretos PILPERMIX, empresa presidida por Claudio Antonio Ramírez Soto, que la mampostería está formada por dos elementos básicos, dentro de los cuales destacan ladrillos, piedras o bloques de concreto y mortero.

La mampostería se usa principalmente para trabajos de la construcción que impliquen el levantamiento de muros, entendiendo a éstos como los elementos que dividen un espacio determinado. Este sistema también se emplea para la elaboración de decoraciones para interiores o exteriores de los inmuebles, donde su creación no implica el soporte de peso más allá del propio.

Tipos de mampostería

Existen muchos tipos de mampostería, pues es un sistema universal que se aplica desde siempre para las construcciones y, en consecuencia, ha sabido diversificarse. A continuación se explican 11 formas diferentes de realizar mampostería:

  • Concertada: Para este tipo de mampostería concertada, las piedras que se emplean se han labrado por todas sus caras en formas poligonales o sin líneas que marquen la horizontalidad o verticalidad de las piezas, con el objetivo de conseguir superficies sensiblemente planas.
  • Ordinaria: Con la mampostería ordinaria, las piedras, ladrillos u otros materiales deben organizarse de tal forma que quede el mínimo espacio entre cada uno, evitando desperdiciar mortero y manteniendo una forma más estética y limpia del muro. Este tipo de mampostería es el más común de todos.
  • Careada: En este caso, la mampostería careada implica limar por un sólo lado las piedras, es decir, la cara externa del muro para ofrecer una presentación más limpia de la pared. El tipo de piedra que se ocupa para esta mampostería no tiene tamaños o dimensiones específicas, es decir, se pueden emplear piedras de diferentes tamaños, incluso se pueden utilizar ripios, o mejor conocidos como trozos de ladrillo o desechos de una obra de albañilería.
  • Confinada: Cuando se toma la decisión de realizar mampostería confinada, se deben emplear solamente ladrillos los cuales son unidos en el contorno del muro por vigas y columnas. Con este tipo de mampostería se consiguen construcciones con excelente soporte estructural, por lo tanto se ocupa principalmente en edificaciones con alturas de hasta seis pisos.
  • En seco: Aquí el sistema de mamposteo cambia por completo, ya que como su nombre lo indica, es un tipo de mampostería donde no se aplica ningún producto para la conformación del muro, es decir, no se ocupa mezcla alguna que adhiera las piedras entre ellas. Aunque es un sistema que no resulta funcional para estructuras con muchos pisos sobre sí, se puede encontrar en sectores rurales.

 

LEA TAMBIÉN | Concretos PILPERMIX | ¡Entérate! Concreto permeable: ¿Qué es? ¡Características y beneficios!

 

  • Estructural: Con la mampostería estructural los muros se refuerzan con varillas de acero, conformando así piezas más resistentes para la colocación de más pisos sobre ella. En este caso los ladrillos que se ocupan son piezas huecas que se rellenan con mortero. Los refuerzos de acero van colocados siempre de manera vertical y horizontal, y se colocan antes de verter el mortero sobre los ladrillos.
  • Mampostería de ladrillo: La construcción de muros con mampostería de ladrillos varía dependiendo el elemento que se ocupe para su conformación, ya que pueden ocuparse a partir de su tamaño, fondo y forma. Acá los diferentes tipos de ladrillo que se pueden emplear para la mampostería:
    Tabique: Muro macizo unido mediante mortero, ideal para construcciones que sólo soportan su propio peso. El tamaño de esta pieza ronda los 4 centímetros de espesor.
    Soguilla: Este tipo de ladrillo refiere a una pieza con un espesor de 10 centímetros, es macizo o industrial, disminuye el peso de la estructura y se consigue más barato que otro tipo de ladrillos.
    Semicarga: En este caso, el ladrillo es un elemento más grueso pues se ocupa un ladrillo gambote.
    Carga: Para este tipo de muros, los ladrillos que se ocupan son macizos, pero se deben aparejar, es decir, las juntas verticales de dos hiladas consecutivas no deben coincidir en una misma vertical.
  • Piedra: Este tipo de mampostería refiere a uno de los procesos más antiguos conocidos en el sector de la construcción, empleado por los griegos y romanos para el levantamiento de muros y la división de estancias. No lleva una técnica como tal, ni un diseño en particular y su unión se hace a partir de diferentes materiales con una consistencia de adherencia efectiva y en mayor medida, fabricada a partir de elementos naturales.
  • Parcialmente reforzada: Es la construcción que refiere a un refuerzo parcial, donde sólo se incluyen varillas y alambres de manera vertical u horizontal. La unión de los ladrillos se hace de la misma forma que en el caso de la mampostería estructural, usando mortero y siempre hidratando su zona de aplicación.
  • Mampostería común o simple: También conocido como mampostería estructural sin refuerzo, es un tipo de compuesto donde su proceso se limita a la unión de los ladrillos sin varillas o alambres, además las juntas entre cada elemento son más pequeñas a diferencia de las presentaciones de los muros antes señalados.
  • Mampostería de decoración: Finalmente y no por ello menos importante, tenemos la mampostería de decoración, un proceso empleado sumamente para ofrecer un toque único en el interior de los inmuebles. Para fines de este tipo de mampostería, se recurre a ofrecer diseños curvos en el muro, semicirculares o amorfos. Su objetivo se centra en cubrir las necesidades estéticas de un espacio en particular y no como muro portante, es decir, no funciona como un muro resistente a otro tipo de cargas que no sea la suya.

 

(Con información de Concretos PILPERMIX)



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *